4 excelentes hábitos de comunicación para superar entrevistas de trabajo

Posted on Posted in Uncategorised

¿Qué diferencia a quienes salen de una entrevista de trabajo radiantes de alegría y aquellos que apenas alzan su cabeza del suelo?

Los que brillan suelen ser buenos comunicadores.

No solo se trata de lo que haces, sino de cómo lo comunicas.

Nuestras vidas están llenas de “entrevistas de trabajo”: reuniones con clientes, jefes, posibles socios, eventos de networking, primeras citas…

Por ello, aprender a ser un buen comunicador es de vital importancia. Hay que prestar atención, y dedicar tiempo y esfuerzo a mejorar nuestras habilidades de comunicación, pero no como una lucha constante, sino como una aventura que aumenta la confianza y abre puertas nuevas.

He aquí cuatro excelentes hábitos de comunicación.

Conectar

Mucha gente piensa que la persuasión tiene que ver con manejar los argumentos más convincentes y expresarlos de la manera correcta. En realidad, persuades cuando conectas. Como Dale Carnegie sostiene en Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, conectar significa escuchar realmente al otro y hacerle sentir apreciado e importante.

Y para llevarlo a cabo, conviene hacer preguntas inteligentes, lo cual es necesario en una entrevista de trabajo. Conectar implica, además, mover a la otra persona emocionalmente, hacerle sentir.

Expresar nuestro mensaje en forma de historia (storytelling) es una fantástica manera de hacerlo, sobre todo si sale del corazón.

Brené Brown asegura en “The Power of Vulnerability” (TED talk) que teniendo el coraje de mostrarnos vulnerables conectamos con los demás. De esta manera, en una entrevista de trabajo puedes conectar con tu entrevistador contándole cómo has superado una situación difícil: mostrando autenticidad y tu fortaleza interior para afrontar desafíos.

Crear

La comunicación no es una ciencia exacta. En realidad, como ya he mencionado, el arte de la comunicación consiste en expresar quién eres de una manera eficaz para conectar e inspirar. Aristóteles hablaba de la importancia del ethos (credibilidad) y el pathos (llegar a la audiencia a través de la emoción).
.
La neurociencia ha demostrado que tomamos las decisiones con la parte del cerebro más primitiva, esto es, con el corazón. Luego se justifica con la “cabeza”, haciendo uso de la razón.

Hacer sentir a otra persona parece fácil, pero requiere mucho trabajo. Con la práctica puedes descubrir aquellas emociones que, siendo sinceras, producen un mayor impacto.

Atrévete a ser diferente. Hacer o decir algo que nadie ha hecho o dicho hará que tus entrevistadores —o audiencia— te presten la suficiente atención. La empresa va a elegir un candidato que sobresalga del resto. Esa persona puede ser tú. Si te escondes detrás de una imagen falsa, el entrevistador no sólo escuchará más de lo mismo, sino que sentirá que algo no encaja en ti.

Nutrir

Por supuesto, estás en constante cambio. Leyendo, aprendiendo nuevas técnicas y practicando alimentas tus habilidades de comunicación. Es importante practicar en situaciones reales. Si esperas a ser perfecto para actuar, nunca lo harás, Somos seres imperfectos.

Cuando fracasamos adquirimos información valiosa que nos hace mejores. Y, cuando tenemos éxito, sabemos lo que funciona para repetirlo en el futuro. Sobre el papel es muy sencillo. Lo importante es tener el coraje de enfrentarse a esas situaciones sin tener pleno control del resultado y ser perseverante cuando no obtienes los resultados que deseas.

Explorar

¿No te ha pasado alguna vez que querías decir algo que no dijiste por temor a sonar estúpido? Más tarde alguien lo dijo y fue un éxito. La comunicación es saludable. Implica compartir quién eres y desarrollar los pensamientos que tienes en la cabeza.

Dedica un tiempo a reflexionar sobre tus valores, y tu visión antes de ir a una entrevista de trabajo. No solo carece de sentido hacerlo en una empresa que no comparte tus valores, sino que tu comunicación funcionará mejor si sabes quién eres y lo que quieres.

Practicando estos 4 hábitos lograrás sacar la comunicación fuera de tu zona de confort, aumentarás tus posibilidades de conseguir trabajo y disfrutarás del proceso. Al final puede que hablar en público te termine gustando.