Entrevista de trabajo

¿Buscando trabajo sin éxito? ¡No es tu inglés!

Posted on Posted in Marca Personal

Tienes una entrevista de trabajo en inglés para un puesto de marketing. Te han escrito por Linkedin. “¡Me quieren en su empresa! Eso ya es otra cosa. No como cuando comencé a buscar trabajo y tuve que mandar muchos currículums a través de infojobs hasta que hubo suerte… un amigo me recomendó en su empresa…”. Sonríes y por un momento te sientes bastante bien.

Pero ya empiezan las inseguridades. La entrevista está en inglés. “En español me defiendo, pero el inglés no lo domino… tendré que repasar la gramática otra vez!” (15 años en el colegio no fueron suficientes). Te centras en los tiempos verbales, el vocabulario de marketing (que ya sabes, porque lees en inglés en el trabajo), y en buscar a un profesor que te puede dar unas clases express (cosa que también podrías hacer con un amigo que habla inglés, por ejemplo).

Tú no vas a una entrevista de trabajo para mostrar que “dominas” el inglés (¡Qué absurdo “dominar” un idioma!; la cuestión es si te comunicas con éxito o no) ni para defenderte. Una entrevista de trabajo es una reunión para valorar la posibilidad de formar una relación ganar-ganar. Se trata de comunicar por qué eres el mejor profesional para satisfacer las necesidades específicas de la empresa: Lograr los resultados requeridos, compartiendo su visión y sus valores, encajando en su cultura.

Para eso es fundamental saber cuál es tu visión, tus valores y tu plan de acción para los próximos años. Y conocer la empresa y los requisitos fundamentales del puesto en profundidad. Hay muchas fuentes de información: La web, las noticias y los empleados y exempleados, por nombrar algunos. Porque si tú y la empresa no encajáis, ir a la entrevista es una pérdida de tiempo para ambos. Quizás hasta te ofrezcan el trabajo, pero si luego no estás a gusto, no durarás en él.

Puede ocurrir que todo parece maravilloso en la entrevista y cuando te incorpores en la empresa te encuentras otra cosa. En ese caso, tal vez tu investigación previa y escucha activa en la entrevista no fueron tan buenas como pudieran haber sido, o quizás hay algo concreto que se puede solucionar, como, por ejemplo, la comunicación con tu nuevo jefe. Y si no tiene solución, te vas en búsqueda de algo que realmente vaya contigo.

Tus preocupaciones con el inglés son la punta del iceberg. Si ni siquiera ves el fondo, unas clases y volviendo a repasar el condicional no te van a salvar cuando el barco venga hacia ti. Y sin embargo, si buceas por las maravillas del fondo, aclarando el agua, practicando los ejemplos que muestran quién eres y de lo que eres capaz, vas a comunicar tu marca personal en inglés con éxito – como un buen marketer debe hacer – y así conseguir lo que te propongas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *